No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Autonexo

Los riesgos mortales de viajar mal ubicado en el asiento

Posturas incorrectas en los asientos o no utilizar el cinturón de seguridad pueden ser fatales.

Los riesgos mortales de viajar mal ubicado en el asiento

Los riesgos mortales de viajar mal ubicado en el asiento

Al momento de viajar los pasajeros buscan sentirse cómodos, más aún si pasan varias horas sobre el vehículo. Sin embargo, hay posturas que son inseguras y hasta pueden resultar mortales.

Una de las maneras inapropiadas es cuando el acompañante extiende sus piernas sobre el tablero y reclina el asiento, como si estuviera en una cama.

Lo propio ocurre cuando los ocupantes de las plazas traseras cuando viajan sin colocarse el cinturón de seguridad, como si ir atrás garantizara resguardo.

Son faltas graves que se traducen a un alto riesgo de vida, pero que habitualmente se practican. Por eso el Real Automóvil Club de España (RACE) y Goodyear realizaron una prueba de choques con estas infracciones que son las comunes, con el fin de concientizar.

Para el ensayo se colocaron cuatro dummies en el interior. Al conductor se lo sujetó con el cinturón de seguridad holgado, en una posición cercana al volante; al copiloto, con el respaldo reclinado y las piernas en tablero; al pasajero trasero, sin cinturón de seguridad y con un bebé en sus brazos.

El impacto del vehículo fue frontal y se realizó a una velocidad de 56 km/h, menos que la máxima permitida para circular en avenidas en la Argentina.

Los resultados, tal como era de esperar, fueron letales. El ocupante trasero golpeó sobre el conductor, ejerciendo una presión que supera las dos toneladas. Las aceleraciones de cuello y cabeza superaron los niveles máximos de resistencia, provocando la muerte de quien conduce.

Como el copiloto viajaba mal posicionado, el accidente hizo que la compresión del tórax supere el doble del límite tolerable por una persona, causando su muerte. Su cabeza golpeó mortalmente contra las piernas, que a su vez rompieron el parabrisas.

El ocupante trasero salió despedido a una fuerza de 3,5 toneladas, con la consecuencia del aplastamiento del bebé contra el asiento delantero, primero, y después del conductor contra el volante. Luego, su cuerpo rebota y vuela por el habitáculo golpeando contra el techo y el bebé.

También se dejaron objetos sueltos dentro del auto, los cuales pueden llegar tener una masa mayor de hasta 30 o 40 en accidentes circulando a 50 km/h.

 

Para viajar seguros siempre debe ir colocado el cinturón de seguridad, como siempre recomienda. El apoyacabezas debe estar alienado a la cabeza de los ocupantes. El respaldo como máximo debe tener una inclinación de 115°, cuanto más vertical mejor es. Y con las muñecas hay que llegar apoyarlas sobre la parte superior del volante.

En esta nota:

Comentarios