No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Ciencia

Todo lo que necesitás saber de la vacuna de Oxford

¿Cómo funciona la vacuna desarrollada por los investigadores de la Universidad de Oxford y qué sabemos hasta ahora?

Todo lo que necesitás saber de la vacuna de Oxford

Todo lo que necesitás saber de la vacuna de Oxford

Por: Florencia Luna

Muchas noticias estuvieron dando vuelta en los últimos meses acerca de la vacuna desarrollada por los investigadores de la Universidad de Oxford: que estaría para septiembre, que se iba a vender a precio de costo, que parece ser segura para el sistema inmunitario y puede producir anticuerpos, que los trillizos de la directora del equipo, Sarah Gilbert, se la habían administrado, y más recientemente, que nuestro país empezaría a fabricarlas. ¿Pero de qué se trata esta vacuna?

Sarah Gilbert, investigadora que lidera un equipo de 300 personas en la Universidad de Oxford.

Hace menos de un mes la institución educativa inglesa, en colaboración con la empresa biofarmacéutica AstraZeneca, daban la noticia de que habían dado el siguiente paso hacia el descubrimiento de una vacuna segura, eficaz y accesible contra el coronavirus; se publicaban entonces los resultados del ensayo de las fases combinadas I / II en la revista científica The Lancet.

Pero empecemos por el principio y conozcamos a la vacuna en cuestión: se basa en una versión inofensiva y debilitada de un virus del resfriado común, el adenovirus conocido como ChAdOx1, que causa infecciones en los chimpancés.

El virus (genéticamente modificado) no puede replicarse, por lo que no puede causar una infección por sí mismo. Sin embargo, si puede introducir la información genética del SARS-CoV-2 —específicamente de las proteínas con forma de pico que lo caracterizan— en el cuerpo humano con el objetivo de estimular el sistema inmunológico y de esta manera, en caso de infectarnos, producir anticuerpos que atacarán al coronavirus.

Retomando lo anterior, entonces, los ensayos realizados en Fase I / II mostraron que la vacuna llevó a producir anticuerpos en los alrededor de 1.077 voluntarios que participaron y tuvo una reacción favorable en las células T, un tipo de células inmunes que buscan y destruyen las células infectadas antes de que repliquen o "fabriquen" más virus.

Esta respuesta de anticuerpos es comparable a la observada en infecciones naturales, pero la respuesta celular es más fuerte. Sin embargo, queda por ver si esta respuesta es suficiente para proteger contra la infección y, no menos importante, cuánto dura esta protección.

Por otra parte, el ensayo reveló también que la vacuna era segura y no causaba efectos secundarios graves. Queda entonces avanzar hacia la Fase III, que usualmente incorpora muchos más participantes, los suficientementes como para evidenciar efectos secundarios más sutiles que podrían pasar desapercibidos en estudios anteriores, y en la que se hacen pruebas aleatorias y de doble ciego y se las compara contra un placebo.

Mientras tanto, los ensayos avanzados de Fase II / III que se necesitan antes de que la vacuna llegue a las evaluaciones regulatorias y de licencias ya están en marcha entre 10.000 personas en el Reino Unido y también se están realizando grandes ensayos en Brasil y Sudáfrica, a la vez que se prevé que se inicie un estudio de 30.000 personas en Estados Unidos.

AstraZeneca, por su parte, ya se está preparando para producir dos mil millones de dosis que empezará a entregar a partir de octubre si cumple con todos los objetivos deseados y que se venderá a precio de costo en todo el mundo.

"Pensamos que estaremos en posibilidades de suministrar la vacuna a fines de año a más tardar. Trabajamos de acuerdo con los reguladores, intercambiamos datos diarios para que la evaluación se haga rápido. Fabricamos al mismo tiempo que hacemos ensayos clínicos, con lo que ganamos tiempo”, detalló Pascal Soriot, director general.

Y aunque los primeros resultados son alentadores, todavía queda un largo camino que recorrer, por lo que habrá que aguardar con un optimismo cauteloso a poder contar con más información que certifique que la vacuna proporciona protección contra el virus.

En esta nota:

Comentarios