No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series RESEÑA

"Aladdin": 27 años después Disney recrea la magia del clásico en uno de los mejores live action

Tras el primer fin de semana del estreno, la película marcó un buen debut en la pantalla grande. En Filo.News analizamos el film de Guy Ritchie, que se suma a las listas de los clásicos adaptados. * Alerta spoilers *

"Aladdin": Casi tres décadas después llegó el clásico en formato live action

"Aladdin": Casi tres décadas después llegó el clásico en formato live action

Por: Antonella Morello

Disney continúa soñando con ver a sus mejores films en formato realista, desafío que inició en 2010 con "Alicia en el país de las maravillas" (Tim Burton), para llevar la magia nuevamente al cine en versiones realistas para las nuevas generaciones.

Continuaron "Maléfica" (2014), "Cenicienta" y "Alicia a través del espejo" (2015), "El libro de la selva" (2016), "La Bella y la Bestia" (2017), "Christopher Robin" (2018), "Dumbo" y, finalmente, la tan esperada "Aladdin" (2019). 

Esta última y nueva versión en live action estuvo en las manos de Guy Ritchie -director de otros films como "Sherlock Holmes" (2009) y "Rey Arturo: la leyenda de la espada" (2017)- quien incursionó en el musical para reversionar el clásico basado en el relato de "Las Mil y una noches", a 27 años de su estreno.

Ritchie tuvo entre sus manos un "diamante en bruto": adaptar uno de los mejores clásicos de la Casa de Mickey Mouse, acorde a los tiempos que corren pero conservando la esencia que hizo brillar al film desde 1992, hasta ahora.

"Aladdin"

Y, pese a la ola de críticas que recibió, marcó un buen debut en las salas de cine. Según los reportes de Ultracine, la película reunió en sus primer fin de semana de estreno alrededor de 35.000 espectadores en todo el país y encabezó la lista de las más vistas. Luego, siguieron "Avengers: Endgame" (también de Disney), "El cuento de las Comadrejas" y "John Wick 3".

En Filo.News echamos una mirada al film, así que a continuación seguramente mencionemos SPOILERS y algunos detalles que probablemente quieras pasar por alto. De modo que si no viste "Aladdin" y no querés enterarte de nada, te recomendamos que no sigas leyendo.

La vuelta de timón que separa y une al público casi tres décadas después

"Aladdin" está basada en el relato "Aladino y la lámpara mágica" o "El ladrón de Bagdad", uno de los cuentos que integran el clásico literario de "Las Mil y una noches".

En la versión de Disney, el joven roba para sobrevivir en las calles de Agrabah, ciudad de comerciantes, gobernada por el Sultán y su hija, la princesa Jasmín. Sin embargo, las casualidades del azar provocarán que se encuentre con el malvado visir Jafar, quien le pedirá que entre a una cueva (La Cueva de las maravillas) para obtener el más valioso de los tesoros: una lámpara mágica donde habita un genio capaz de conceder tres deseos.

En grandes líneas, la historia se respeta. Sin embargo, Ritchie se animó a tomar otro curso, con algunas licencias que enriquecen la trama. La decisión de no alterar demasiado lo que ocurre en su versión original se trató de una estrategia para conservar el cariño de los fans, de quienes se crecieron con la primera versión.

De ahí, la presencia de cientos de guiños, y escenas que -salvando pequeñas diferencias- conservaron su emoción original. Ejemplo: el encuentro entre los protagonistas, el ingreso (y salida) de la Cueva de las Maravillas, los consejos del Genio, y el clásico "¿Confías en mí?", entre otros.

Si bien había momentos y cuestiones inmodificables, el desafío era presentar una versión moderna. Ahí jugó el papel del director, que se animó a un personaje femenino más protagonista en la historia, se permitió retratar detalles de la cultura -en bailes, idelogía, y costumbres- y clases sociales, y reforzó el mensaje final: el tesoro más valioso es nuestra esencia.  

Los personajes

Mena Massoud es Aladdin. El actor -nacido en El Cairo, Egipto, pero de nacionalidad canadiense- fue uno de los grandes aciertos de Disney. Logra una interpretación bastante similar al dibujo animado, acompañada por su corte de cabello y el vestuario. 

Con la dulzura característica del personaje, Mena te cautiva desde los primeros minutos. Se gana nuestra simpatía con picardía y sencillez, lo mismo que enamoró a Jasmín.

Jafar

Otro buen acierto del director fue componer a un Sultán no tan torpe como en la primera versión. Tal como el inventor y padre de Bella, son personajes que le agregan cierto color al film pero de forma algo ridícula. Y de un gobernante se espera justamente que tenga la madurez suficiente como para ejercer su rol. El personaje es interpretado por el actor iraní Navid Negahban.

Sin embargo, uno de los puntos más flojos del film fue la interpretación de Marwan Kenzari, demasiado joven (y sobreactuado) para un Jafar que impone mucho más miedo, aún con escenas que en este film tratan de construirlo como un malvado ser.

Otra diferencia con la original, se da en su acompañante, Iago, quien no aporta demasiado a la historia, lo que no ocurre con las intenciones del mono Abu y la Alfombra, quienes se vuelven mucho más protagonistas.

"Dejaste unos zapatos grandes para llenar": El legado de Robin Williams a Will Smith

Las primeras imágenes de Will Smith azul alarmaron a más de uno. Sin embargo, para sorpresa de muchos, el actor realizó un buen trabajo en la piel de un Genio, que se presenta aún mucho más humanizado que en su primera versión.

Smith le agrega mucho color a la historia y su propia impronta al Genio, que en 1992 supo portar la voz del célebre Robin Williams, inolvidable, y menos con un personaje que llevó todo su talento.

Will Smith como el Genio

En 2019, el Genio también quiere ser libre pero también humano, lo que le aporta otra interesante línea de lectura: no siempre se desea ser mágico y poderoso (muy Disney). De ahí, uno de los puntos claves de la película: retratar los diferentes estados y circunstancias en las que se puede sentirse prisionero.

Antes del estreno, Smith le dedicó a su antecesor un tierno mensaje, sabiendo el desafió que tenía en sus manos: "Dejaste unos zapatos grandes para llenar". Desafío que encaró favorablemente y con un buen aporte que le añadió humor y simpatía al film. 

"Quiero ser Sultán": inicio de un empoderamiento femenino en la industria

Naomi Scott es Jasmín. La actriz indio-inglesa es otra de las fortalezas de la película: encarna una princesa más acorde a los tiempos modernos -no el estereotipo al que Disney nos acostumbró- pero con el carácter de su versión anterior, una princesa que se opone a casarse por mandato familiar.

Disney presenta a una princesa que -pese a las imposiciones de una sociedad que prefiere "verla antes que oirla"- se asume digna para gobernar su propio país, sin que un marido de alto rango lo haga por ella.

"Aladdin" 2019

Concepto que queda explícito (y bastante exagerado, para hacer reír a los más chicos) en la escena de Billy Magnussen (Príncipe Anders). "Lindo pero bruto", diría Lali Espósito. Sin embargo, se esperaba más del primer encuentro entre la princesa y el Príncipe Alí. Aunque es simpática, la salida de Jasmín tiene más fuerza en el film de dibujos animados, con su contundente frase: "No soy un premio que hay que ganar".

Otro de los puntos favorables de esta versión es que escuchamos cantar a Jasmín -con la increíble voz de Scott- antes de su intervención en "Un mundo ideal" (por cierto, buena adaptación del célebre tema). El tema se llama "Speechless", su promesa de que no se callará más.

A diferencia de la primera película, Disney agrega a otro personaje femenino a la historia: Dalia (la actriz iraní-estadounidense, Nasim Pedrad). Se trata de la dama de compañía de la princesa y el personaje que contrapone los deseos de espíritu, empoderamiento y libertad de la protagonista. Dalia sueña con casarse y tener hijos.

Incluso, las intervenciones del personaje sirven para resaltar el "feminismo" de Jasmín, en contraposición con otras mujeres, lo que quieren y lo que optarían en su posición. Además, muestra dos estilos de mujeres distintas, marcadas por su condición y clase social. Disney añade un personaje más acorde a su industria, para darle un cierre distinto al futuro del Genio.

Lentamente, Disney se atreve a mostrar otra fase de personajes femeninos y a cuestionar su antigua representación, si bien Jasmín era una de las princesas que más cuestionó su condición. Recordemos que en "Wifi Ralph", la Casa de Mickey Mouse se anima a parodiar estos esterotipos. Y crecerá más. Las expectativas están puestas en próximos estrenos como "Frozen 2" y el live action de "Mulán".

Las canciones

La inigualable banda sonora del ganador del Oscar, Alan Menken suena con fuerza y con grandes adaptaciones: como la versión de los créditos de "A Whole New World" (Un mundo ideal), interpretada por el ex One Direction, Zayn y Zhavia Ward o Becky G en español.

Se lucieron los éxitos "Un amigo fiel", "Príncipe Alí", "Un salto adelante", "Noches de Arabia", con puestas en escena a la altura de la primera versión.

En cines 

"Aladdin": una de las mejores adaptaciones live action de Disney. Un film que abraza a los fans e invita a las nuevas generaciones a conocer la historia. Un film que deja entre-abierta la puerta para una segunda parte (por una de las frases finales de Jafar), recordemos que la película animada cuenta con dos secuelas "El retorno de Jafar" y "Aladdin y los 40 ladrones".

Recomendada para ver en cines. ¡A preparar los pochoclos!

En esta nota:

Comentarios