No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

"Mora y las letras": el libro de Jimena Montaña que ayuda a padres y niños

Basado en el método Montessori, la autora escribió su primer libro inspirado en las inquietudes de su propia hija.

"Mora y las letras": el libro de Jimena Montaña que ayuda a padres y niños

"Mora y las letras": el libro de Jimena Montaña que ayuda a padres y niños

Por: Natalia Basualdo

Cuando llegó la pandemia muchos de nosotros nos enfrentamos a diferentes desafíos, algunos la pérdida del ingreso laboral, las nuevas modalidades de trabajo, el aislamiento y el miedo en su máxima expresión. 

Jimena Montaña, no quedó exenta de eso, y tras haber estado en la industria del entretenimiento durante 15 años, con las restricciones, se encontró en una nueva realidad a la que le hizo frente de manera provechosa. 

"Yo trabajé en el rubro del entretenimiento masivo durante 15 años, hasta que llegó la pandemia, y bueno, no acostumbrada a estar mucho en mi casa me tuve que adaptar. Ahí hice un trabajo de mucha introspección, ya que soy muy inquieta y lo que más me costó, justamente fue estar encerrada, con mi cabeza activa y limitada", comienza contándonos acerca de cómo nació  "Mora y las Letras", su primer libro basado en el Método de enseñanza Montessori, y con el cual, intenta ayudar a los demás padres/madres a introducir a los niños a la lectoescritura de una manera simple. 

"Con Montessori aprendí que podemos hacer mucho, con poquito". 

"Ahí surgió un plan B, porque mi rubro quedó detenido, y además aproveché para empezar a pensar en cómo hacer para que mi hija, que en ese momento tenía 3 años, también la pasase bien dentro de casa. Mora es una niña con muchísima energía y con el tema de la escolaridad virtual la cosa se complicó", dice Jimena para Filo.News.

"Y me  dije, esto no va a ser sostenible, vamos a ver cómo puedo conjugar mi salud mental, prepararme para mi hija y ver qué otro proyecto puedo encarar. Me puse a estudiar Montesori, para que me diera herramientas con mi niña, y al mismo tiempo quería un sustento pedagógico", explica.

Y suma: "Porque tenía una idea de que quería hacer algo para chicos, siempre me apasionaron. Pero nunca había entendido, hasta estudiar Montessori, la importancia que tiene prestarle atención a la etapa de la infancia que va de 0 a 6 años, que es cuando ellos tienen mente absorbente, y lo clave que es en esta etapa darle todas las herramientas y brindarles todos los ejemplos buenos que van a conformar, luego, su personalidad, para que se conviertan en adultos responsables, amables, felices, libres. Y con Montessori aprendí que podemos hacer mucho, con poquito". 

- ¿De qué se trata el Método Montessori?

"El método Montessori es enorme, yo realice cursos específicos en mis intereses. Pero a grandes rasgos, tiene que ver con tratar de impulsar y buscar la independencia del niño. Tratar de que los adultos no sustituyamos y le demos un ambiente preparado, qué quiere decir esto: que le ofrezcamos al niño/a un lugar donde puedan explorar todo sin peligros", cuenta

Y agrega: "Básicamente que sea libre de explorar y aprender con su propio proceso, equivocándose, volver a hacerlo y repetirlo cada uno a su tiempo", comentó. 

-¿Cómo ves los métodos de estudio actuales? ¿Crees que estamos bien o estamos atrasados?

"No, claro habiendo tantas herramientas creo que el método de estudio actual está recontra atrasado. Más habiendo entendido que el niño es el centro y todo lo que venga impartido al revés, a veces hace que la enseñanza sea más dificultosa. En cambio, cuando se da de la manera inversa, cuando parte del interés del niño los aprendizajes son excelentes desde todos los puntos de vista", me explicó. 

Y para evitar el pesimismo, aclaró: "Igualmente yo le veo una luz, creo que estamos en este proceso intermedio, en el que va a haber generaciones que esto, en algún momento, se termine aplicando".

En su libro, que además viene acompañado con una guía de actividades para padres, la autora cuenta que la intención parte desde una base muy simple, tal cual nació la idea, para no abrumar a los padres y que todos sientan que pueden participar junto a los chicos de un juego con una base pedagógica. 

Por eso nos contó que Mora y las Letras, es el resultado de su propia experiencia y las inquietudes de su hija, que jugando, descubrió el significado de las palabras y cómo podía modificarlas si tan solo cambiaba alguna letra. 

"La idea en realidad surgió jugando con mi hija, que un día ella estaba muy interesada en el tema letras, en reconocerlas y  me dice: “Mami ¿qué pasa si el vaso empieza con P? Y sería un paso, le respondí” y así empezamos a jugar y a cambiarle las primeras letras a las palabras para modificarle el sentido".

"Empezamos a jugar y me pareció que reunía todo lo que para su edad estaba bueno, para incorporar, ya que tenía que identificar el sonido, ponerle nombre, cruzar y ver qué se formaba  y dije,  acá hay algo interesante", expresó.

"Y así naturalmente, me senté a escribir, que en ese momento no pretendía que fuera una historia, ni nada, era simplemente plasmar este juego y dejarlo asentado".

Sin embargo, el libro se convirtió en parte de la colección “Quiero Aprender”, de la marca “Monwaki“, que Jimena creó con el objetivo de ofrecer herramientas simples para que los niños puedan incorporar los primeros conocimientos, de manera lúdica y con el acompañamiento de la familia. 

"Con un libro se pueden hacer un montón de cosas, y convertirlo en una herramienta que ayude a la absorción de conocimientos". 

Ya sobre el final de la charla quise saber ¿qué mensaje le daría a las familias que están atravesando las consecuencias de la pandemia, y las dificultades que esto trajo en los procesos iniciales de educación, y quizá se sienten frustrados, ya sea porque no están preparados para ser tan lúdicos, o que ven que los chicos no lograron alfabetizarse según solicitan los programas de estudio?

"Bueno, ante todo llevarles tranquilidad, porque a veces uno se preocupa, más de lo que se ocupa. Y justamente en el libro incorporamos una guía para padres, porque entendí que hay mucho papá/ mamá que por ahí le cuesta sentarse a jugar, no tiene por qué nacerle a todo el mundo esta forma. Entonces dije bueno, qué pasa si el libro, que ya sirve de excusa para que te sientes un ratito y destines un tiempo de calidad, le sumamos esta guía que tiene algunas herramientas, que diseñe para que después, el que quiera ir por un poquito más, sepa por dónde empezar.

"No es que las tengas que aplicar a rajatabla, pero bueno contarles que con un libro se pueden hacer un montón de cosas, y convertirlo en una herramienta que ayude a la absorción de conocimientos.  Y un día se lo lees como vos queres, y al otro le presentas la conciencia fonológica y en vez de presentarle las letras con su nombre, le presentas los sonidos y con eso estas construyendo un montón de cosas que su cerebro va a estar sentando bases para que el día de mañana empezar a escribir", concluyó. 

Comentarios