No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Actualidad POLÍTICA

El Gobierno desestimó las acusaciones de la presidenta de facto boliviana

Desde el ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto lamentaron que Jeanine Áñez, en plena campaña electoral, haya “procurado involucrar” al país en la política interna del Estado Plurinacional de Bolivia. 

La Cancillería llamó a un proceso electoral transparente

La Cancillería llamó a un proceso electoral transparente

La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, denunció en las últimas horas ante la ONU el "acoso sistemático y abusivo" del Gobierno de la Argentina, que de inmediato rechazó sus dichos, por cuanto definió procuran "involucrarlo" en la política interna del país vecino, "en plena campaña electoral".

Áñez formuló esa crítica en su discurso ante la Asamblea General que sesionó en formato virtual, oportunidad en la que además pidió acabar definitivamente con el populismo "caudillista" y "autoritario" en América Latina.

"La Cancillería argentina lamenta que en su intervención del día de hoy ante la Asamblea General de la ONU la señora Jeanine Áñez haya insistido en procurar involucrar al gobierno argentino, en plena campaña electoral, en la política interna del Estado Plurinacional de Bolivia", respondió la Cancillería argentina.

"Esperamos pueda concentrar su energía en la realización de las elecciones presidenciales libres y transparentes del próximo 18 de octubre", añadió el breve mensaje emitido

"Argentina es una nación que valoramos y queremos como se quiere a un hermano. No tenemos nada contra el peronismo, que valoramos como una tradición política, la tradición nacional popular, impulsora de enormes logros en la modernización social de Argentina", destacó por su parte Áñez. 

En la misma línea, aseguró que tampoco "tiene encono alguno contra otros Gobiernos como el de La Habana" pese a que no existen coincidencias "ideológicas".

No obstante acusó a la Argentina de "entrometerse" en la política boliviana, especialmente al "amparar una conspiración violenta por parte de Evo Morales contra la democracia boliviana".

"¿Cuál es la autoridad que tienen (las autoridades argentinas) para ofrecer impunidad a Morales ante casos tan graves como las investigaciones (...) en su contra por violaciones de Derechos Humanos, violaciones contra menores o complicidad en asesinato político?", cuestionó.

"Sepa el populismo kirchnerista que la nación boliviana no es propiedad privada de ninguna casta. Somos un pueblo soberano y respetable. Bolivia se respeta. La democracia boliviana se respeta. El pueblo boliviano se respeta", cerró.

Comentarios