No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Análisis post Oscar

Análisis post Oscar Foto: Twitter

Cine y Series

Más contradicciones, menos sorpresas: lo que nos dejaron los Oscar 2022

Terminó una nueva gala y con ella una nueva noche de encuentros y polémicas. ¿Con qué imágenes nos quedamos? ¿Qué nos entretiene? ¿Dónde está el límite entre lo bizarro y lo elegante? En esta nota reflexionamos sobre los principales contrastes de la ceremonia, donde lo que queda son memes.

Por: Micaela Robles y Antonella Morello

Cuando quitan la alfombra y apagan las luces, ¿que queda? Este domingo 27 de marzo se realizó la 94° edición de los Premios Oscar que entrega la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, que dejaron más contradicciones que sorpresas y más de un viral dando vueltas en redes. 

Año a año, la gala es un motivo de -además de premiar y reconocer el valor social del cine como arte– espiar dentro de una industria, con lo despampanante de sus looks ajenos a los contextos de decenas de países (como la pobreza y las guerras, entre tantos); un espacio para lo solemne, que siendo sinceras, no interesa. Por eso, en búsqueda del mayor punto de rating, estos premios estuvieron al límite de todo, para ser la noticia del día siguiente: recortaron ternas para mejor dinamismo televisivo, provocaron con chistes desubicados, repartieron bastante las estatuillas, y pretendieron ser diversos.  No por nada dicen que no todo lo que brilla es oro.

Punto por punto, iremos pensando los contrastes que nos quedaron dando vueltas de la ceremonia que polémica y a la vez querible, siempre da que hablar.

CODA: que el mundo y la historia sean testigos

Cuando la estatuilla parecía ser para “El Poder del Perro” (que cosechó varios reconocimientos en la temporada de premios), el sobre marcó la sorpresa, y la ovación se manifestó en señas. “CODA” hizo historia. 

Al premiar la película, se está premiando a la comunidad sorda que lucha por sus derechos, muchas veces invisibilizados en una sociedad mayormente oyente. Y en tiempos donde la Academia busca aggiornarse -tras su falta de representación denunciado en consignas como #OscarSoWhite y la aún latente la cancelación de los Globos de Oro- el Oscar es un mensaje a la diversidad y a la falta de camino para que haya equidad; y también a darle al público lo que quiere ver.  

Paradójicamente, la ceremonia no contó con intérpretes, a excepción de les que acompañaron al elenco en el escenario. Tampoco en su traducción para Argentina, donde el colectivo lucha por la Ley Federal de LSA (Lengua de Señas Argentina).

"Ahora nos hemos convertido en parte de Hollywood, pero esta era definitivamente, una película ajena a este entorno", reflexionó su directora Sian Heder en diálogo con la BBC después de la gala. ¿Por qué resulta ajena al entorno? En principio, por ser de bajo presupuesto (en contraste con los recursos de la multipremiada “Dune”), segundo por el espacio que ocupa la comunidad sorda en sectores como Hollywood (a excepción de “Sound of Metal”, nominada en 2021; “Eternals” y “A quiet place”), y además, porque su naturaleza no es lo que se entiende como la “típica ganadora de Oscar”, lo que se revirtió rotundamente al comenzar a ganarse el cariño del público.

Pero a su vez demuestra otra cosa: que los galardones que parecen estar destinados a un público particular, también pueden destacar a un film que aunque es la típica “confort movie” (como lo fue “Green Book”) lo compensa por la potencia y la emoción que logran sus escenas.

El verdadero momento de la noche, fue cuando Troy Kotsur recibió la estatuilla a Mejor Actor de Reparto en manos de Yuh-jung Youn, la primera actriz surcoreana que se alzó con el reconocimiento el año pasado por “Minari”. "Gracias a todos los escenarios en los que pude desarrollar mi arte. Esto está dedicado a la comunidad de sordos. Es nuestro momento”, destacó Kotsur.

Las mujeres haciendo historia

Que faltamos en los premios no es novedad: las mujeres que alzaron la estatuilla como ganadoras de “Mejor dirección” fueron Kathryn Bigelow por “En tierra hostil” (2009); Chloé Zhao por “Nomadland” (2020) y el pasado domingo Jane Campion por “El poder del perro” (2021). Sí, desde la primera ceremonia celebrada en 1929, sólo tres. Lejos de ser una casualidad, esto se repite en todas las entregas. 

28 años después de su nominación con “El Piano”, Campion llegó nuevamente a los premios de la Academia, con una propuesta que viene a cuestionar la masculinidad tóxica; así se convirtió en la única en ser nominada dos veces en la historia en esa terna. "Amo dirigir porque es entrar de lleno a una historia y manifestar un mundo, que puede ser abrumador pero lo importante es que no estoy sola”, dijo en el escenario. 

Esta vez la directora recibe su reconocimiento en plena era post #MeToo que marcó a Estados Unidos y al mundo, la incansable lucha y la conquista de espacios, que no deja exento al cine. No es la única: durante la gala fueron protagonistas también Sian Heder, la realizadora norteamericana responsable de "CODA”; Jenny Beavan, con su tercer Oscar en “Mejor diseño de vestuario” (por “Cruella” donde demostró que la moda puede ser un grito de homenaje a la revolución del punk-rock y no sólo la representación del estilo femenino que se espera de nosotras); Ariana DeBose en “Mejor Actriz de Reparto”, Jessica Chastain en “Mejor Actriz” y la conmovedora aparición de Liza Minnelli junto a Lady Gaga hacia el final.

Los tiempos cambiaron: qué importante es celebrar estos logros, como también seguir luchando por la visibilización del trabajo de las cineastas, que vaya más allá de un intento de inclusión por parte de la Academia y que sea el inicio de una transformación real en la industria. 

El (no) humor de las conductoras 

Amy Schumer, Kirsten Dunst y Jesse Plemons | Foto: Just Jared

Y si hablamos de mujeres protagonistas, sin dudas lo fueron Regina Hall, Amy Schumer y Wanda Sykes; se trata de la primera vez que tres actrices encabezaron esa tarea en la historia de la ceremonia, a la que llevaron un humor inexplicable que generó más polémica que risa.

Se destacaron en intervenciones que ironizaron sobre temas como la brecha salarial, machismo y homofobia, que se llevaron los aplausos de los presentes. "Este año presentamos la gala tres mujeres porque salimos más baratas que un solo hombre" o "Después de muchos años en los que el cine ha ignorado las historias sobre mujeres tenemos una película que habla de la increíble historia del padre de las hermanas Williams", fueron algunas de las frases de la noche.

Pero los momentos incómodos también fueron protagonistas. Bajo la excusa de que “tenía que hacerle un test de coronavirus”, tocaron los cuerpos de Jason Momoa y Josh Brolin en busca de hacer reír, ¿qué pasa si hubiese sido al revés?; a su vez, hicieron bromas de mal gusto, como llamar a Kirsten Dunst “rellena asientos” y pedirle que se vaya a un costado para hablar con Jesse Plemons, el actor que también es su marido.

Regina Hall junto a Jason Momoa y Josh Brolin | Foto: El Heraldo México

Quizá sea el momento de preguntarnos, ¿qué pasa cuando los chistes incomodan a alguien y no en el buen sentido? ¿de qué nos reímos? ¿qué pasa cuando ese contenido responde a un guion que ya habían visto y aprobado desde la Academia? ¿qué hacer en busca del rating? muchas preguntas, desafortunadamente pocas respuestas y el mismo ciclo sin gracia de nunca acabar.

“Encanto” y “West Side Story”: ¿qué lugar le da Hollywood al español?

El día que Victoria Alonso, presidenta de producción de Marvel Studios, recorrió la alfombra roja de “Eternals”, algo pasó. La argentina estaba siendo entrevistada cuando comenzó a hablar en su lengua natal, y al avisarle que no se estaba expresando en inglés, lanzó: "¡A mí no me interesa, que aprendan todos!".

Volvemos a este viral porque nos parece clarísimo para pensar qué lugar tiene la cultura latinoamericana en la Industria; otro de los temas de la noche. Películas como “Encanto” (la primera de Disney que lleva su título original en español) y “West Side Story” narran desde Colombia y el ser puertorriqueño en Estados Unidos; lo que distinguió la actriz Ariana DeBose, mujer “de color abiertamente queer, afrolatina” al ganar su premio, que obtuvo anteriormente la artista Rita Moreno (con quien compartió escenas en el film de Steven Spielberg). 

Si de latinos en la ceremonia hablamos, la actriz nacida en Argentina Stephanie Beatriz (la voz de Mirabel, en “Encanto”) se destacó en la alfombra roja, mientras que el actor y productor mexicano Eugenio Derbez, causó furor en redes sociales al ser visto en el escenario acompañando al elenco que formó en “CODA”. ¿Pero por qué son momentos que destacan? Justamente por el desprestigio que muchos latinos sufren en Estados Unidos.

Algo de esa deuda histórica fue lo que la Academia buscó compensar con números musicales de dos de las canciones compuestas por Lin-Manuel Miranda para la cinta animada de Disney, que se alzó con el reconocimiento a Mejor Película Animada. El tema del momento “We don't talk about Bruno” (“No se habla de Bruno", en su traducción) -que superó a "Let it go" (“Libre Soy”) de Frozen (2013) como el tema más exitoso de la compañía de Mickey desde 1995-, tuvo un mega puesta en escena en inglés pero a cargo de artistas latinos como Adassa, Stephanie Beatriz, Mauro Castillo, Carolina Gaitán, Diane Guerrero, Becky G y Luis Fonsi. ¿Y el español? Bueno, Sebastián Yatra fue la representación de su país con “Dos Oruguitas”, la primera composición que se hace en español en la Casa de Walt.

Homenajes y reencuentros: los clásicos no tienen edad

Francis Ford Coppola, Al Pacino y Robert De Niro | Foto: Twitter

Los homenajes siempre son un lindo momento que nos mueven ese no sé qué de nostalgia, que tanto explota el cine en estos tiempos; pero a la vez, hubo ciertos detalles extraños en la noche. “El Padrino” cumplió 50 años y tuvo su mención. 

La cinta de Francis Ford Coppola, ya premiada por la Academia, no sólo es un clásico sino que supo pasar de ser un film de culto a volverse enormemente masiva. Su banda sonora (Nino Rota) es hasta hoy en día de las mejores del cine, sin embargo, la reversionaron con un insólito rap. Junto al director (quien se solidarizó con Ucrania) estuvieron Al Pacino y Robert De Niro, cuya participación desconcertó dado que no estuvo en dicho largometraje.

El festejo por el aniversario de “Juno” y “Pulp Fiction” fueron más fugaces. Jennifer Garner, Elliot Page, y J.K. Simmon celebraron los 15 años de la primera película entregando el premio a “Belfast” como Mejor Guión Original, reconocimiento que ganaron en 2008. En ese entonces “Juno” puso en escena un tema fundamental: las vivencias de una joven al quedar embarazada. Justamente hubo varias cintas nominadas como “Madres Paralelas”, “La Hija Oscura”, “Spencer” y más, que abordaron la maternidad deseada y aquellas que no.

Samuel L. Jackson, John Travolta y Uma Thurman | Foto: Twitter

En otro momento, Samuel L. Jackson, John Travolta y Uma Thurman le entregaron el premio a Will Smith como "Mejor Actor", no sin antes conmemorar los 17 años de “Pulp Fiction” recreando la trascendente escena del baile al ritmo de "You Never Can't Tell", de Chuck Berry. Todo esto en el mismo día en que su director Quentin Tarantino celebró su cumpleaños 59. 

Will Smith-Chris Rock: lo que nos vamos a acordar

¿Mejor película? para el momento en que iban a anunciar esa categoría ya parecía no importar, todo el mundo hablaba de otra cosa. Se trata del tenso episodio que protagonizaron el actor nominado por “King Richard” y el cómico, que se volvió viral en redes, en los grupos de WhatsApp, y que involucró incluso a la policía de Los Ángeles. 

Todo comenzó cuando el presentador realizó un comentario sobre la esposa de Smith, Jada Pinkett-Smith, comparando su cabeza sin cabello (por la alopecia) con la de la protagonista de la cinta G.I. Jane. En ese momento, el actor que interpreta a Richard Williams se paró, subió al escenario y lo golpeó: “Sacá el nombre de mi mujer de tu boca”, exclamó.

Tras ese episodio, Smith recibió la estatuilla, pidió disculpas con lágrimas en los ojos, y admitió en redes: “mi comportamiento fue inaceptable”. Lo cierto es que desde la Academia publicaron un mensaje repudiando la agresión, desde el Departamento de Policía de Los Ángeles aseguraron que “el individuo implicado se negó a presentar un denuncia policial”, y según New York Post, el galardón podría ser retirado.

No hay “buenos o malos”: el chiste fue violento -estamos en 2022 y se siguen haciendo comentarios sobre los cuerpos de otres- y la respuesta también, que se justificó en nombre del “amor” y “protección”. Y qué peligroso es que en la misma ceremonia que nomina y premia a una historia que cuestiona la masculinidad, como “El poder del perro”, avale este tipo de actos al elegir a Smith como ganador. Todo termina en memes - “lo mejor de las galas”-, pero también, cuando pase el chiste, sea momento de mirar más a fondo y poder cuestionar la violencia en todos los sentidos. Al fin y al cabo, todo es un show y lo seguiremos como cada año.

En esta nota:

Comenta esta nota